Archivo | agosto, 2009

Requiem por un Momento

23 Ago

Niñas

Cierto es que a veces las personas pensamos y muchas más hacemos cosas demasiado infantiles… Pero algo es cierto, cuando recordamos que ellos, los críos, son los seres que más aman la vida y la disfrutan en cada momento y cada instante que la viven, ese gran paraíso de ser niño. Todo les impresiona, todo desean conocer, no les gusta ir a dormir sin resolver alguna situación que les intrigue. Ellos tampoco se preocupan de vestir bien o mal, si su ropa combina o no, solo desean salir a jugar y no perderse un momento de diversión; piensan en soñar y sueñan mientras están despiertos, no necesitan dinero pues con cualquier objeto que tengan en sus bolcillos basta para alegrarse el día, algo extraordinario es que saben que existe el dolor y el miedo pero… jamás le temen, aún que lo sienten, es extraño…

Finalmente los críos derrochan amor por dondequiera que van pero jamás se enamoran,  eso es el gran principio que los separa de los hombres, pues cuando un niño ama, cuando un niño se enamora, ese niño muere para jamás volver a vivir; Dios le arranca las alas y lo condena al eterno flagelo del hombre…

Berenice… Hace tiempo que te conocí; te mire una vez haya por los andares de Moctezuma, en el transporte, bien recuerdo pues te confieso te confundí con alguien más que no eras tú. Me llamaste curiosamente y poderosamente la razón de mi atención, ya que te parecías a una persona que aún hoy, esta clavada en mi corazón, sin embargo, eras completamente distinta, con otra luz, cierto fue que así ese momento solo duro lo que tenía que durar y terminó.

Así fue como ocurrió al principio ¿Cuánto tiempo paso? No lo sé y aún no logro entender por qué en mi rutinario andar no te volví a ver; ya que como sabrás siempre fuimos compañeros de colegio, aún no se qué fue lo que sucedió, me arrepiento de no saberlo pero… por algo sucedió.

                                         amor que renace                        

 Mucho fue el tiempo que paso, y un día sin proponérmelo ocurrió que rompí mi voto solemne; nunca iría de ronda por los alrededores del colegio. No me arrepiento; y ahora que lo pienso, ese lugar era muy poco frecuentado ya que estaba muy retirado del colegio a diferencia del resto, y fue la primera y última vez que lo visite, y claro, razón por la cual ahí te volví a ver, un Ángel, solo eso vi y escuche ese día, un Ángel; quizá jamás pueda decirte lo hermosos que son tus ojos, eres uno de los más hermosos suspiros que he tenido.  Lamentablemente estabas acompañada ese día, y yo solo era un par de ojos que observaban, De ahí empezó todo… ahora si te veía en mi diario andar, te disfrutaba con solo verte cruzar mi camino, y más las ocasiones tan irrenunciables para mí, que fijaste tu mirada en la mía; sentía el extraño deseo, una mágica sensación, una dulce y cálida sensación de oro dentro de mí, aún que, en muchas otras solo deseaba no verte y si… por días, cuando a mi regresaba un antiguo mal que minaba mi existencia , y que me dolía en el alma, mi ser solo te miraba, y en momentos me calmabas  pero no sé por qué y sinceramente me disculpo y te pido perdón, pero a veces solo me hacías doler más, mucho más…

 

No comprendo que sucedió en estos últimos años, que casi, te entendía, día a día, creí saber cuándo estabas mal o cuando sufrías y jamás hice nada, me arrepiento, pero apelo a mi vanidad malvada y obscura, que no me dejo hacer. En ratos, o en mejor palabra, en algunos días te vi muy descuidada, como la rosa olvidada en el jardín de los recuerdos, pero de algo estoy sorprendido, y es que Jamás te arrebato lo hermosa y descaradamente femenina que te veías, ¡un Sol! Eso es lo que eres un Sol… te mire muy cansada y jamás te ofrecí un caramelo para animarte el día, por ello me detesto, pero de lo único que me enorgullezco sobre manera, es que esos últimos días, al menos, un ser pensaba en ti, día a día, un ser te recordaba con cariño y admiración, no digo con amor por que eso es propio de dos almas que se funden.

Mi Angel, mi Sol

M e admiro de sentir ese cariño platónico que se llora y jamás nadie le consuela, y claro, mucho menos esa persona por la cual se lo tiene, ése es el motivo que le da la vida a un cariño puro y bello. Me alegro de que siempre te deseaba lo mejor para tu día y que me brindaras una mirada; muchas veces lo hiciste, y a veces un poco más ambicioso, que en algún momento dedicaras unos segundos de tu pensar y atención a preguntarte ¿Quién era aquel que te miraba con tal fascinación?

Un día mientras caminaba con mis amigas, te vi pasar, caminabas apresurada, y pensé “este es mi día” y fui tras de ti como aquel que sigue desesperado  por alcanzar su anhelo… pero mi amiga tropezó y por poco no la libra, y tuve que auxiliarla, y tu solo te perdiste en la distancia, a manera de broma cite: “ahí va la mujer más bella con la que he de compartir los últimos días de mi vida, y que ya son bien pocos” pensé que no te volvería a ver, y me duele mucho saber que ahora la alegría de cada día mío, mi Sol de todos los días, se perdió … se fue, y que ya no estarás más. Pero no estoy triste porque al final comprendí que tu tenias que ser para mí todo y más de lo que anteriormente te escribí, para entender que todos los seres se guardan dentro de si, un atisbo de esperanza, yo lo comprendí, porque hiciste sin querer y sin saber que hasta la de una persona como yo, un ser maligno volviera a ver despertar su esperanza y por ello te agradezco y espero que donde quiera que te encuentres, estés bien, feliz y realizada, se que donde estés me escucharas, se que algún día me recordarás y yo solo tendré que cerrar los ojos para volverte a mirar.

REQUIEM POR UN MOMENTO

Te extraño Mi SOL

No necesito para verte ir tan lejos, y tampoco para hablarte oir tu voz, solo tengo que cerrar los ojos….

Paris, Paris…. PARIS

3 Ago

 

atardecer_en_paris

Hoy les quiero contar de Francia de París… si ese pequeño punto perdido en la Europa. Es de imaginar para aquellos que han tenido el gusto de visitar la capital Gala, que es un mar interminable de visitas guiadas y ver aquellos monumentos obligados como la torre Eiffel, el gran arco del triunfo, la tumba de Napoleón, en fin una cosa ¡verdaderamente horrible!

Cuando llegue a parís me propuse a mi mismo no visitar esos lugares tan trillados; me negué a ser un turista más de aquí para haya, sin embargo, me dispuse a descubrir a esta gente, a reencontrarme con esa Francia que enamora que despierta y vive de una forma singular. Muy pocos logran apreciar ya que solo van a tomarse una foto en sus calles.

4:00 am una de las primeras cosas que quise conocer de la gente parisina; y para hacerlo es menester pararse temprano, fue su despertar y como buen mexicano además de pararme temprano, me fui directo al mercado de Les Halles. La carne gran variedad de animales que comercializan, la multitud de gente, cantidad de carniceros, y me pareció ver a Rodolfo el reno, lastima uno menos en el trineo de santa, pero antes de que los defensores de animales se exalten, debo decir que no hay gente que respete más a estos animales que los parisinos, ya que no se pierden entre multitudes de productos, todo se utiliza nada se desperdicia, se le ofrenda por lo que significan por lo que son, ya que los animales son de temporada de caza solo en temporadas se comen y ven en el mercado, es aquí donde caigo en la primera máxima parisina “comes lo que es bueno cuando esta bueno” cielos me dio hambre. Caminando entre los pasillos y recorriendo este legendario mercado entro a una suerte de bar de carniceros, no olviden su delantal ensangrentado.

Todo se desarrolla en un ambiente ameno de camaradería, disfrutando de una copa de vino… ¿vino? A las siete de la mañana, joder, vaya que estos hombres lo necesitan y saben que una buena copa hace bien, así es como transcurre la mañana con estos hombres entregados a un negocio y a la vivificante tarea de proveer el alimento diario a  las familias parisinas, dándole un toque de perfeccionamiento a todo lo que ofrecen a la venta.

  quartier_latin_paris

El día trascurre… la tarde se asoma ya en las calles de parís  me adentro a una deliciosa nostalgia, ese mercado que visite es moderno pero ya antes se le reubico y visito el lugar donde antaño estaba; mágica nostalgia por que quitarlo de su antiguo e histórico lugar y cuadras mas adelante veo el porque… Ratas… muchas ratas. Al parecer las ratas se volvieron un verdadera plaga incontrolable y la solución fue ofrecerlas en estofado, a la plancha, horneada, en sopa, y un amplio etcetera.

Durante años me he maravillado con las noches de mi Tranquilandia y cierto que me conmovieron los cielos parisinos, pero en ves de encandilarme en la mágica situación del pensamiento, mi estomago pensaba por mi y buscaba un buen lugar donde comer.

10 Am hora de cenar pero ¿como se cena en parís? ¿A donde ir? ¿acaso si me adentro en algún lugar tradicional todos se callaran y miraran al extraño? Entonces cargado de valor entro a un sitio local de nombre Ches Robert & Louise, y claro la respuesta fue distinta, todos ignoren al turista, simplemente es un lugar amigable sin caras de descontento por que un Mexicano entro, cielos la comida fue buena solo atino a recordad una especie de morcilla y lo mejor costillas de carnero solo lo tradicional y claro una forma de ver las cosas distintas ya que la parís verdadera esta enamorada de la vieja escuela, para que acudir al cordon blue, si se puede disfrutar de una comida casera con sabor a la abuela cuando de niños nos preparaba el almuerzo, simplemente sencillo y tradicional. A veces uno ve la puerta poco atractiva en una calle obscura y sin cartel, y sencillamente no entra, pero lo que les puedo asegura es que al entrar se pasa a otro mundo, despejado, amigable, después de un día de solo estar kurrando, los buenos parisinos pasan una buena velada esperando solo encontrar el confort y socializar entre ellos disfrutar de una mágica comida y seguir…

Les-Escaliers-de-Montmartre-Paris-1930-Brassai 3Am y no quiero regresar al hotel, hay que vivir Francia del único modo en que se la pueda entender eso es lo único que deseo, conocer a Francia en la intimidad, y caminando por las calles de parís a las horas de madrugada descubro otra parte del parís trabajador al puro estilo Mexicano, despertase bien de madrugada para comenzar a kurrar… Huelo a pan fresco ¿Donde será?, seguí mi nariz y descubro una bella panadería; es el mejor aroma que pueda existir, me acerco a conocer un poco más a estos buenos panaderos y sorprendentemente gustan por la compañía mexicana, el panadero Passcal, trabajo un tiempo en el cordon blue, y ahora en esta sencilla panadería inicia su trabajo en la madrugada igual que los mexicanos; me invitan a ver el dulce arte de la panificación francesa, veo interesado esas baguettes tan distintas a las que he visto pero deliciosas al fin y un buen café francés. Hay una obsesión por la calidad que observo a donde voy, y gracias a Passcal descubro una máxima que yo mismo invente para el pueblo francés, una respuesta a la interrogante existencial del francés y resulto así: “como pan, por lo tanto y solo por lo tanto, existo”

La bella tarde de parís dorada, como la piel de una hermosa mujer, la paz calma de una ciudad como parís, caminando descubro otra cosa, no es casualidad que Cafetería y Francia vayan de la mano, son toda una pareja, como la vieja americana de la muerte y los impuestos. Pero en verdad amigos Paris no esta en ninguno de esos monumentos hechos para turistas cualquiera, el más sencillo placer, disfrutar sentado en una cafetería sentado a luz de la tarde rodeado de calma; y todas la sillas mirando hacia una misma dirección, es entonces que empiezo a ver como un parisino la esencia del Francés, el sentido del gusto, de arte de la cultura, de la pintura, de la muy acojedora compañia de la pareja o de los amigos; es decir, sentidos y placer que se proyectan en la mesa, le dedican tiempo a comer, a mirar, a pensar. Hay o existe un concepto puritano en muchas cosas, y todo esto a que lleva?… veo pasar a la gente, cierto me digo.. lleva al sexo, el placer, el gusto, los sentidos, eso lleva al sexo, y ellos lo saben bien lo disfrutan y creo que también yo deberia hacerlo, en esta mágica ciudad que te invita a una cosa: si lo entendiste, si lo descubriste… amigo experimentalo, cientelo y claro… disfrútalo.

 Es entonces que reencuentro a Francia, su gente ama la vida, aman el mundo y aman a Francia…